Harlem Shake Controlando el Universo

Harlem Shake Controlando el Universo

Harlem Shake se expande a un ritmo impresionante y se hace aún más famoso en el mundo. El baile, si es que se le pueda llamar así, está llamando la atención de los internautas alrededor de todo el mundo y ha logrado entrar en la historia después de “Gangnam Style” y “Moving Like a Barnie”.

Cargando Reproductor


El escenario de Harlem Shake es variable, comprende todo tipo de lugares: oficina, escuela, institutos, piscinas, habitaciones, estaciones de radio, lugares abiertos, etc. Todo inicia con la aparición de una persona (a veces enmascarada o disfrazada) que comienza el baile en solitario al ritmo de la arrebatada música que inicia con la frase "Con los terroristas...". Las demás personas parecen ignorar lo sucedido y siguen haciendo sus labores como si nada estuviera pasando. A medida que la canción se desata y llega a la parte que dice “Do The Harlem Shake”, los demás repentinamente aparecen bailando frenéticamente acompañando al que ya lo hacía desde un principio. El show prosigue hasta cumplir 30 segundos, lo que dura normalmente la pieza.

harlem-shake-con-terroristas.jpg

El verdadero origen de Harlem Shake se centra en los años 80s en New York, en el barrio de Harlem. La cinta sonora que se escucha de fondo es de género musical trap y fue compuesta por DJ norteamericano Baauer. Cabe destacar que el actual Harlem Shake casi no guarda movimientos propios del baile original y las personas en sus videos solo tratan hacer el mayor ridículo posible para dar más gracia y color a sus videos.

harlem-shake-gif.gif

El baile apenas tiene unas semanas en internet y cada vez hay más personas tratando de imitarlo.
Puede parecer bastante tonto, pero es chistoso y original, más si lo ves por primera vez. Harlem Shake actualmente está “pegando” en Panamá y seguirá haciéndolo hasta que se vuelva aburrido.

En mi opción está bueno hasta ver los primeros tres videos, pero ya de ahí se vuelve repetitivo y poco original. La gente debería buscar algo mejor que hacer, que ponerse a imitar estupideces.